el ataque a Salman Rushdie

“Creo que los libros y las historias que amamos nos convierten en las personas que somos, o, para no pedir demasiado, creo que el acto de amar un libro o una historia nos cambia de alguna manera, y que el relato amado se vuelve parte de nuestra forma de ver el mundo, parte de la manera a través de la cual entendemos las cosas, hacemos juicios y tomamos decisiones en nuestra vida diaria. (…) Una de las cuestiones más interesantes que uno puede plantearse consiste en preguntarse cuáles son los libros que ama de verdad. Inténtalo. La respuesta tiene mucho qué decirte sobre la persona que eres.”

 

SALMAN RUSHDIE
Languages of Truth (2022)

Quienes colaboramos en el programa Guadalajara Capital Mundial del Libro condenamos el atentado contra el escritor Salman Rushdie, ocurrido hoy, viernes 12 de agosto, en el estado de Nueva York, durante un evento literario.

 

Aunque la obra de Rushdie cobró enorme celebridad a raíz de la publicación de su novela Los versos satánicos, la literatura de este autor ya brillaba por sus propios méritos artísticos. Cuando apenas publicaba su tercera novela, Rushdie fue reconocido por la revista Granta como uno de los diez jóvenes escritores más talentosos de Inglaterra, dentro de una generación en la que costaba trabajo sobresalir, pues formaban parte de ella narradores como el futuro premio Nobel Kazuo Ishiguro, Julian Barnes, Martin Amis y Hanif Kureishi, entre otros. Por su parte, luego de descubrir las primeras obras de Rushdie, Milan Kundera escribió que las novelas de este narrador se distinguían por “una extraordinaria percepción de lo real mezclada con una desbocada imaginación que va más allá de las reglas de lo verosímil”, e insistió en que en ningún otro lugar de la literatura contemporánea “la vieja influencia de Rabelais corre hoy tan alegremente como por las obras” de este autor.

 

En las novelas de Rushdie se encuentran invaluables aportaciones a la novela contemporánea, como son la convicción de que los escritores están obligados a encontrar las palabras intraducibles o perdidas de su tribu, que un gran narrador puede hablar de personajes como si fueran países y de países como si fueran personas, y que quienes reúnen y dan identidad y coherencia a las familias y a los países son, en realidad, los cuentos y los relatos.


Por ello siguen vigentes las ideas que Rushdie compartió en su discurso al recibir la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2015: “La libertad de expresión es lo que hace posible el arte (…). La libertad de expresión está siendo atacada y necesita ser defendida. La mejor manera de hacerlo es ejerciéndola. Escribir lo que hay que escribir”.


Durante la conferencia virtual que ofreció el 28 de julio pasado en Guadalajara, en el marco de Guadalajara Capital Mundial del Libro, ante la pregunta expresa sobre las amenazas renovadas contra su persona, Rushdie fue contundente al refrendar su postura: “Uno tiene que optar por la libertad y escribir desde ahí (…) La literatura puede crear belleza, alegría y señalar la maldad: las grandes preocupaciones de la vida humana. La literatura nos dice lo que significa ser humano”.


No podemos permanecer indiferentes ante el atentado contra Salman Rushdie. Ignorar la persecución de un escritor por la singularidad de sus ideas o los ataques hacia una obra literaria equivalen a preferir la violencia antes que el diálogo, la barbarie antes que la paz.


En Guadalajara Capital Mundial del Libro creemos en el diálogo, la libertad de expresión y la Cultura de paz. Deseamos una pronta recuperación a Salman Rushdie y nos solidarizamos con todas las personas que son víctimas de la violencia. ⚫

Equipo de GCML

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *