Poemas de Alejandra Arreola

Con un espíritu crítico y una actitud socarrona de su contexto y su sociedad, la poeta tapatía ha escrito los libros de poesía California Love (Taller de Ediciones Económicas, 2021) y Nombre de fantasía (Herring Publishers, 2021) 

Por Alejandra Arreola

ella tenía algo horrible 

entre los dientes: 

 

palabras

 

***

 

FADE IN: 

 

EXT. FRENTE A LOS VIVEROS – ANOCHECER 

 

Cassandra grita y llora al mismo tiempo.

Dalton patea patea una pila de contenedores de plástico. 

 

CASSANDRA 

 

Oh my God! 

René found seeds, the plants have seeded! 

We’re lost! 

 

What are we gonna do?

They’re gonna kill us! 

 

***

 

armas largas en la recámara

ciento cuarenta y ocho kilos

en el cajón 

 

te montas sobre George Washington 

 

no sabes quedarte en casa

ese es tu problema

 

nena 

 

***

 

Día 136

 

How does it feel when you got no food? 

Musical Youth, Pass the Dutchie

 

Dejaron de traer comida 

 

*** 

 

poesía ni de hombre 

ni de mujer 

borrosa

sin nitidez

lo shady no tiene género 

tiene 

alfombra mágica

y nombres de fantasía 

 

***

 

me gusta lamer el plato 

de mis hermanos

cuando terminamos de comer

 

el sabor del vacío es interminable

como la manada 

 

***

 

te ofrezco el truco de la cama:

donde entramos famosos

y salimos desconocidos 

 

***

 

quieren tener un pene,

bien por ellas

o moldear un hueco

senos

 

debe de ser agradable 

saber qué es lo que se quiere 

del cuerpo

qué hacer con todo esto

después de la náusea

del placer

de encontrar algo muerto

 

el oído

es

el órgano genital reproductor de placer 

que más importa

 

y el cuerpo

un tedio flexible 

que nos abruma 

 

***

 

da más miedo 

nacer en pobreza

porque a uno

lo pueden obligar a decir frente a la cámara:

“soy el más malo”

yo maté a los embolsados en Tonalá 

y uno morirá al día siguiente 

sin conocer

sin sentir

ni imaginar 

el silencio que precede

a la libertad de decidir

una cosa u otra 

 

 

Imagen superior: Cannabis Sativa (1753) Carlos Linneo. National History Museum.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *